Blogia
manuela

Dieta del cucurucho

Dieta del cucurucho Quisiera despertarme una mañana
y ver en la penumbra de mi cuarto
su imagen en mi cama dibujada,
sentir que yo no pueda moverme
estando por él aprisionada.
Quisiera despertarle con un beso
y acabar ese beso a media mañana.
Quisiera un desayuno sin prisas
de dulce carne amada, café y tostadas.
(o de carne amada, dulce, café y tostadas)
Quisiera de aperitivo
unos besos regados con vino de deseo.
Quisiera para comida algo con sus manos hecho,
acompañado, por supuesto, con más vino.
Quisiera para la siesta,
aturdida vagamente por el vino,
perder el pudor con él
y no dormir para nada.
Quisiera para merienda
sobras de mi desayuno.
Quisiera para la cena
regalarme yo entera,
lo que soy y lo que siento...
lo siento si se queda hambriento
darle un buen postre en el lecho.
Quisiera, si me permite,
cerrar los ojos y aprender su cuerpo,
primero con mis manos, después con mis besos.
Quisiera, si me deja, perderme en el encuentro,
y encontrarme por la mañana
con su imagen en la penumbra de mi cuarto dibujada.
.
Alucía
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Trhyss -

Precioso..como tú

Hija de la Luna -

Precioso! Y que ese día se repitiera una y otra vez... qué delicia de despertar, yo quiero tener al menos un amanecer así!
Besos desde la Luna!

eMe -

Pos sí, muy apasionado.

Alix -

bonito poema, manuela...muy boenito..:D
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres