Blogia
manuela

No quiero pensar.

No quiero pensar. Estamos rematando otro año y había pensado escribir sobre esas cosas que se escriben estos días. A saber: propósito de dejar de fumar, perder esos tres puñeteros kilos que se aferran a las caderas, aprender un idioma nuevo, ser mejor ecónoma y ajustar más mis gastos a mis ingresos y cómo no empezar el puto libro que nunca empiezo (porque no sé escribir)
Pero en vez de eso, creo que es mejor hablar de gastronomía, que es más gratificante y además no implica compromisos sociales ni personales que sean difíciles de cumplir.
Esos platos a los que los ricos han bautizado de forma que se crean que los pobres no pueden alcanzar sus paladares esos manjares.
La crema de puerros... pppfffsss (Vichysoisse, ya son ganas de cambiarle el nombre a los puerros)
O las cebolletas asadas con una salsa... (Calçots)
O los maimones... (sopa imperial)
Así que este año dejaré pasar otra vez ese propósito de perder los kilos esos, o lo de apuntarme al gimnasio, o lo de dejar de fumar.
Total, algún año de estos será el apropiado, pero no lo ha sido este.
Que disfruten con las recetas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

bixeja -

pos yo he perdio como 15 de los 25 k me sobraban...

Anonimanda -

Jeje, gracias chata!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres